Estreno del campo de Ibarsusi

19 de febrero 2008

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, inauguró ayer las recién reformadas instalaciones del campo de fútbol de Ibarsusi, situado en el barrio de Txurdinaga. Las obras de mejora, que arrancaron hace dos años, han consistido en la adecuación del suministro eléctrico y la colocación de hierba artificial en uno de los terrenos de juego, así como en la construcción de un nuevo edificio de vestuarios.

El proyecto ha supuesto una inversión de 1,3 millones de euros. Un total de 543.389 euros se destinaron a la reforma del segundo campo y a la iluminación, 241.350 a la colocación de hierba artificial y cerca de 510.000 a los vestuarios. Por último, el proyecto reservaba 18.275 euros a la instalación de bancos y taquillas. El de Ibarsusi se ha convertido, además, en el primer campo de fútbol exterior de la capital vizcaína en contar con un sistema de paneles solares térmicos. Ocho placas de alto rendimiento absorberán y almacenarán la energía en un depósito de 2.000 litros. De esta forma, los paneles permitirán calentar el 30% del agua que se utilicen los usuarios. En estas instalaciones entrenan cuatro clubes de fútbol: Txurdinaga, Otxarkoaga, Ibarsusi y la Asociación Deportiva Berrio-Otxoa Neskak.

Robos

Presidentes y vocales de los equipos han solicitado al Ayuntamiento que acometa dos actuaciones dirigidas a mejorar la seguridad del recinto deportivo. «Estábamos esperando a que acabaran las obras para ver si se arreglaban las cosas, pero no se ha hecho nada», apuntó ayer el representante del club Ibarsusi, Marcelino Murias. El primero de los aspectos hace referencia a la valla que rodea los campos de fútbol y que, en la actualidad está doblada por varias zonas. «La gente la rompe y entra como quiere. Tenemos un robo cada quince días», denuncian. El último ocurrió hace dos semanas. «Te quitan balones, botiquines, entran en el bar y se llevan botellas…», enumera el presidente del Otxarkoaga, Costan Martín.

El cierre del perímetro no es, sin embargo, la única cuestión a tener en cuenta. Los equipos han pedido, asimismo, que se coloque un vado que prohíba el acceso de vehículos ajenos al campo, ya que «muchos acaban bloqueando la entrada y cierran el paso de las ambulancia», criticó Murias.