Otxarkoaga, historia de una infamia

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Ispaster dice:

    Que todavía haya gente en Otxarkoaga que se muestre agradecida al Estado franquista por haberles entregado pequeños apartamentos en alquiler, en un gueto a kilómetros de sus puestos de trabajo, con grandes deficiencias constructivas y urbanísticas, no me entra en la cabeza. Sobre todo teniendo en cuenta que con el dinero que generaban esos trabajadores Bizkaia se convirtió en uno de los motores de España. En una situación justa, a esas personas les hubiese correspondido mucho más que aquella limosna con la que se intentó contentarles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.