EL TERMÓMETRO EDICIÓN NUMERO 8

 

 El sol  El sol de esta semana va a ser para todos los trabajadores y trabajadoras de este pequeño país, el que queráis.
Durante años muchos de vosotros y vosotras os levantáis con el sonido chirriante del despertador y acudís a vuestro puesto de trabajo, sea en la construcción, en la industria, servicios…
Son muchos los desvelos, desvelos y preocupaciones que os generan dificultades en vuestra vida cotidiana. Muchos son los esfuerzos que tenéis que hacer, no solo con vuestro sudor y hasta vuestra sangre en ocasiones, sino también aguantando los extremos de aquellos que os ven como un simple número, una suma, pequeña suma en su balance anual de ingresos y gastos.
Se trata de un momento de especial orgullo para todos vosotros y vosotras. A pesar de estar en una situación muy complicada todos seguís incansables con la promesa fija de continuar protegiendo y cuidando a lo que queréis, ya sea la familia o a uno mismo.
No es culpa vuestra lo que ocurre en este país, repito, el que queráis, la culpa es haberos dejado engañar por aquellos que os hacían ver iguales, iguales en derechos, iguales en oportunidades, iguales en posibilidades de mejorar, iguales con respecto a la propiedad, al goce de una vida plena dentro de un marco de libertad e igualdad.
Pero a veces ocurre que una vez el sueño se apaga, se empieza a vivir, y ya se sabe lo que se suele decir, a veces por la mañana no siempre se está de buen humor.
Mucho ánimo a los que una manada de forajidos especuladores y cómplices políticos les han llevado a la desesperación y a la crudeza del mal despertar, porque aun hoy estando mal sois la solución y no el problema.

La nube esta semana será para los sindicatos estatales. Ya sabréis a quien me refiero, Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras (UGT y CCOO).
¿Cuántos años llevan sufriendo los trabajadores de este país? Con o sin reforma laboral señoritos adinerados y supersubvencionados decirles que haya o no reforma laboral son ustedes uno de los puntales del sufrimiento obrero y del paro.
Durante casi 15 años de espejismo económico, ¿a qué se han dedicado ustedes?
Les diré a lo que se han dedicado. En primer lugar a hablar mucho y hacer bastante poco.
Sin reforma laboral a los trabajadores y trabajadoras se les ha seguido explotando, echando sin motivo, se les ha pagado salarios de miseria, la precariedad ha estado a la orden del día…
Mientras ustedes se han dedicado a eso, a hablar y decir que hacen sin hacer absolutamente nada.
Bueno hay algo que si han hecho. Se ve como en muchos sitios donde ustedes tenían representación se han dedicado a liberar gente. Para los que no lo sepan, liberar significa que alguien deje su puesto de trabajo para dedicarse por entero a las labores del sindicato.
En este sentido es muy interesante ver como las tropelías contra los derechos de todos los que dependen de un salario de otro han aumentado vertiginosamente en muy poco tiempo, a la vez que lo hacían la del número de liberados.
Basándome en mi propia experiencia personal, pero tan válida como la de cualquier otro, decirles que los sindicatos españoles mayoritarios se han dedicado a mercantilizar nuestros derechos.
Sus liberados se han dedicado a vivir de las rentas de los trabajadores afiliados a su sindicato y a hacer bastante poco. Es más, ¿dónde estaban durante el periodo de construye donde quieras, todo por la patria? Simplemente no estaban
Otro punto es el de las horas sindicales. ¿Aprovechan de verdad estas horas para mejorar las condiciones de vida de millones de trabajadores y trabajadoras de este país?
Sencillamente es increíble. Y un último dato, en las recurrentes bolsas de trabajo de los sindicatos, a lo que ustedes se dedican es a introducir a gentes vuestras en periodos concretos en las empresas, es decir, periodos de elecciones sindicales. ¿Es así como ostentan y fundamentan su representación? ¿Por qué las empresas acuden a las bolsas de trabajo vuestras en esos periodos? ¿Por qué a la empresa le interesa tanto que gane UGT o CCOO?
Juzguen ustedes.

La lluvia de esta semana va a ser para el gobierno “socialistillo” español. Resulta que vivimos durante años un frenesía económico sin precedentes, pero a sabida cuenta basado en pilares hechos de barro, como la construcción.
Llevan un tiempo diciendo ustedes que la crisis no la van a pagar los trabajadores y que no va a tener un coste social.
Pues bien, el coste social lo aguantamos todos desde la época de Aznar. ¿Por qué hay tanto paro en España y no tanto en Alemania o Francia? Por l construcción, no. Es por el sistema de relaciones laborales, por la ley laboral.
Somos el país con mayor nivel de precariedad laboral, antes y ahora. Cuando no estábamos en crisis… ¿por qué no cambiaron esto ustedes? ¿Por qué no se subieron salarios? ¿Por qué no se promovieron medidas culminadas en una reforma laboral de calado?
Lo cierto es que si ponemos el caso de la CAV no hablamos de cifras del 20%, hablamos del 10%, pero, esto no es para nada poco.
Si los socialistas hubieran tenido narices y ganas de ser por una vez realmente de izquierdas hubieran promovido un despido diferente, mucho más complicado para las empresas y para los empresarios sin escrúpulos que dominan estas tierras, y que son muchos.
Tan difícil no será despedir a los trabajadores si en año y medio hemos pasado de 1.500.000 parados a casi 5.000.000 de parados. Es una cifra que no da lugar a dudas.
Pero lo malo no es que el pollo comienza a asomar la cabeza, lo peor es que después de la cabeza asoman las patas, el cuerpo y el rabito.
Zapatero ahora nos pide un gesto, y recorta en fomento, quita el cheque bebé, ley de dependencia y congela las pensiones. Muy bien, ¿pero dónde está el esfuerzo de otros?.
Les diré que ni las SICAV, esas sociedades financieras donde el rico pone su dinero y no paga más que un 1% al Estado las han quitado, ni tampoco han subido el IRPF de los que más tienen, etc.
Todo esto sin contar con el impuesto sobre el patrimonio que quitaron aliándose ustedes con Rajoy, que suponía 1.200 millones de euros.
Entonces para aclararnos, ¿quiénes están pagando el pato?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *