«Desde que empezó la crisis hay más robos y son más agresivos»

EL CORREO

 

Agente de la Unidad Canina de la Policía Municipal de Bilbao, Gorka Monedero conoce la cara más sórdida de la villa. Considera que es una ciudad segura -«comparada con la media de delitos de otras grandes capitales», matiza- pero advierte que en los últimos años se vive un repunte de la delincuencia que él achaca a «la crisis y la inmigración incontrolada».
Acostumbrado a peinar las calles, sabe que cada barrio tiene sus propias necesidades de seguridad. Así, en San Francisco, «se concentra buena parte del tráfico de drogas de la ciudad y es un centro de recepción de objetos robados», en Otxarkoaga, «se producen muchos delitos contra la seguridad vial, gente que conduce sin carnet o sin seguro», en Deusto comienzan a proliferar «bandas latinas, para las que no estamos preparados» y en Abando el problema son los «robos en vehículos o hurtos al descuido, carteristas», detalla.
El año pasado se detuvo a más de tres personas de media cada día, una cifra que Gorka considera «preocupante». Sin embargo el panorama no el mismo un martes que un sábado: «De lunes a jueves la ciudad duerme y apenas hay delitos, pero a partir del viernes y durante todo el fin de semana la delincuencia se dispara», un fenómeno que Monedero explica en la cantidad de «población flotante que viene de fiesta desde los alrededores». Esta afluencia se traduce en «más tráfico de drogas, más accidentes de tráfico, más robos y más peleas».
Desde que comenzó la crisis «volvemos a ver tirones de bolsos o de cadenas de oro» y apunta que los delitos «cada vez son más agresivos». «En las últimas actuaciones por coches robados, nos encontramos que los ladrones, en lugar de huir, envisten a los coches de policía», asegura. A su juicio uno de los principales problemas de seguridad en la villa es que «tenemos un barrio marginal en pleno centro, que hoy está muy localizado, pero que si no se actúa, en unos años se puede extender».
A pesar de que Gorka considera que en Bilbao «tenemos la mejor policía municipal de España», cree que «vivimos un poquito de las rentas». A su juicio falta «formación» y «más medios»: «No puede ser que tengamos que perseguir delincuentes en coches familiares que no pasan de 120, que fallen las emisoras o que la mitad del cuerpo todavía no tenga chaleco antibalas», se queja. Considera que hay policías suficientes, pero ve necesaria «una reestructuración correcta del servicio».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *