UN DÍA DE FURIA

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. kerman dice:

    No estyo deacuerdo en varias cosas que has nombrado en tu articulo….

    Te deje este texto que refleja mi manera der las cosas…a modo de reflexión

    El tema Kukutza ha saltado a las calles del centro de Bilbao. La actividad cultural que se desarrollaba en Kukutza ha quedado totalmente sumergida por la algarada. Lo que era un proyecto cultural con rasgos de pluralidad ha quedado enterrado por un rebrote de Kale Borroka.

    Creo que hay que distinguir entre la labor que hacía Kukutza, muy respetable y globalmente positiva, de todo el vandalismo que se ha montado. En Kukutza la hegemonía era de la izquierda abertzale,. Por supuesto en la entrada había las fotos de todo el "vía crucis" de los presos de ETA de Recalde. Pero al tiempo, era un local abierto y que, dentro de un orden, no discriminaba . Había desde circo y malabares, rock y rockodromo y hasta un restaurant vegetariano. Era ciertamente un lugar de dinamización de la vida del barrio. Algo que merecía la pena seguir y que difícilmente se puede hacer solo con dinero. Ahora quedan unas ruinas que han enterrado no solamente buena parte del equipamiento, también muchas ilusiones.

    ¿Se podía haber evitado este desastre? pienso que sí. No se puede decir que el ayuntamiento haya estado brillante. Todo lo que ha sido capaz de decir Azkuna con su habitual chulería es que
     

    Si buscan un alquiler ya les daremos algo de pasta

    Aparte de lo despreciativo de la frase, expresa muy a las claras el grado de interés del actual alcalde por la cultura que se intenta hacer fuera de Alhondigas y demás.

    La relación del Ayuntamiento de Bilbao con el edificio viene de lejos. Recalificó el terreno, lo cual hace que, quien compra antes de la recalificación y vende después, obtiene un beneficio astronómico. Son negocios de esos que permite la legalidad, pero que muchas veces necesitan de "aceite corrupto" para funcionar. Pero lo cierto es que el Ayuntamiento tampoco se lo ha pensado mucho para autorizar el derribo ¿Estaba en ruina? Seguramente al alcalde tampoco es que le gustaba mucho lo que se hacía en Kukutza. El está con esto de la capital del diseño, la expo de Shanghai, la ópera etc.. no con cosas cutres de barrio. Aparte de ese "algo de pasta", para Azkuna el problema era exclusivamente inmobiliario, ese era el único problema. Cuando se le pedía mediación con la constructora se llamaba andanas. Ahora dice que todo ha sido cosa de Bildu. ¡Claro que Bildu estaba también en la pomada! pero es justamente Azkuna quien se lo ha puesto de verdad en bandeja.

    Pero que decir de los de Kukutza. Ocupar edificios no es legal, salvo extrema necesidad, en todo caso nunca anula los derechos los propietarios. Si uno está en un local ocupado sabe que en cualquier día puede ser lanzado. Creer que el edificio es propio, como tienen tendencia a sentir muchos inquilinos de renta antigua no es una buena percepción. De modo que cuando se ve claro el final lo mejor es pensar alternativas de que hacer. Me temo que muchos ocupantes han sentido como propio el edificio. Y que al ocurrir el derribo no solo han sentido indignación,  también sorpresa. Porque en todo el proceso de negociación no han sido conscientes de cual era la situación. Otros sin embargo estaban con la idea "nos cerrarán, pero la van a pagar". Estos son los que parece que han ganado. Lo que se trataba era crear la famosa espiral acción-represión. Puede que a algunos les haya satisfecho volver a la calle a darle otra vez al músculo vándalo, porque si no te cogen se pasa bien, pero con sus acciones violentas han dado un golpe terrible al propio proyecto Kukutza

    Y la policía ¿ha sido "proporcional y profesional"? Proporcional es una buena palabra ¿Qué quiere decir? Pues que hay que emplear la fuerza necesaria para conseguir el objetivo y esto en proporción a la resistencia que se encuentra. Esto es, si las puertas están trancadas se tiran, si alguien no se resiste se le deja salir y si uno recibe piedras se eleva el listón. Pero es que los ocupantes de la azotea de Kukutza ya lo tenían previsto y deseaban que la policía tuviese que elevar el listón. He tirado suficientes piedras contra la policía en mi vida como para saber como se hace eso. Por cierto que la Ertzantza lo hizo en funciones de policía judicial, no les mando ir ningún consejero de Interior.

    ¿Y los del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco? Pues sin competencias para intervenir en un asunto inmobiliario, este es el hecho. Un antiguo asesor del Gobierno vasco, para más detalles impulsor creador del Plan Vasco de la Cultura se permitió escribir, en un acto de impostura, que el Departamento se había comportado como Pilatos. Nuestro asesor de izquierdas debería acordarse de la política cultural que desarrolló ese Departamento en los temas de los que era asesor. Todo el mundo lo recuerda como un gobierno muy favorable a los ocupas.

     

  2. Erreserna dice:

    La cuestión de la propiedad privada es para mi es un tema complejo. Una cosa es cosa cuando cumple su función, una casa tiene el objetivo de ser ocupada para vivir, cuando el propietario no la utiliza para vivir deja de ser casa y se convierte en objeto de especulación. A mi no me parece bien transformar los bienes de primera necesidad en productos especulativos, igual es que soy demasiado idealista o que no poseo demasiadas cosas. 
    Cuando la propiedad privada se obtiene por los frutos del narcotrafico, como fue este caso, la cosa se complica un poco más y a mi me parece que en esos casos, esos productos derivados, deben repercutir en el bien de la sociedad. Esto es injusto, ya que muchas veces los yates de los traficantes no pueden ser disfrutados por todos, pero en el caso de Kukutza si.
    Y la respuesta de la Ertzaina, fue desmedida. Vinieron autobuses desde Barcelona y Madrid, de turismo de hostias tal y como venían hace tiempo a las batallas de las banderas de Astenagusis pasadas. Si, había violentos, hubo gente que hizo cosas que no debería hacer, ilegales. Pero la policía también. Y francamente, a mi no me parece igual de grave la ilegalidad de un policía que la ilegalidad de un ciudadano. Sobre todo cuando, supuestamente, estamos un estado de derecho. Las ilegalidades se combaten con legalidad. Los ataques a la democracia se combaten con democracia. Si no, lo único que se consigue, es lograr el objetivo del que pretendes silenciar. 
    Salud!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.