Obras de bolsillo

deia

 

AS grandes obras de Bilbao representan casi un 25% del presupuesto de la ciudad. Son más impactantes porque atañen a proyectos de envergadura y afectan a una población mayor, pero a veces las pequeñas obras son capaces de hacer felices a unos vecinos o resolverles un verdadero problema de convivencia. Por eso, aunque tienen un presupuesto menor son de gran importancia para los vecinos. El concejal de Obras y Servicios, José Luis Sabas, aprecia estos trabajos en su justa medida. "Las grandes obras, de mucho presupuesto y que son vitales para el futuro de la ciudad, son las que más salen en prensa, las que más atención mediática suscitan, pero las que más importan en el día a día de los vecinos, son esas pequeñas actuaciones que pueden hacer que la calidad de vida sea mejor, que mejore la accesibilidad, que una vecina se sienta segura por las noche, que alguien pueda salir de su casa gracias a que se elimina un escalón o se coloca un punto de luz".

Por eso, a pesar de la crisis, el Ayuntamiento mantiene la apuesta por la mejora de los barrios para los que destinará una inversión de 48 millones de euros durante los próximos cuatro años. La mayoría de las veces las obras se hacen a petición de los propios vecinos, "en la ciudad hay que hacer cirugía y microcirugía, escuchar a los vecinos y responder a sus demandas cuidando los pequeños detalles", señala Sabas. Así en las 24 reuniones de trabajo celebradas por los Consejos de Distrito para priorizar actuaciones, los colectivos vecinales y los grupos políticos han presentado un total de 238 propuestas, obras y actuaciones de mejora y acondicionamiento del espacio público. Muchas de estas propuestas coincidían con las planteadas por el Área y las que no, han sido introducidas en un 85% de dichas propuestas.

SIN CIRUGÍA En todos los distritos hay trabajos que sin una cirugía consiguen mejorar la calidad de vida de los bilbainos. Las primeras actuaciones que preocupan a la ciudadanía y con las que ya ha iniciado el Ayuntamiento su compromiso de mejora apuntalan las necesidades del vecindario en todos los distritos.

En Deusto, por ejemplo, se ha comenzado con los pasos rebajados en los cruces de Islas Canarias con la calle Rioja y Galicia. A petición de la Asociación de Padres de la ikastola Intxisu se han realizado las orejetas en los cruces de las dos calles coincidentes con las dos entradas de la ikastola, la entrada de mayores de 3 años y la entrada de la haurreskola. Se trata de un trabajo menor pero que cada día afectaba a los aitas que tenían que trasladar a sus hijos en los cochecitos, sin rebajes.

El concejal apunta que "las obras pequeñas son fundamentales en nuestras ciudad. A veces una actuación muy pequeña puede traer grandes beneficios".

En el distrito 2 se ha empezado por la mejora de accesibilidad de la calle San Isidro. Los trabajos consisten en ampliar la acera hasta los 2.50 metros o 3 metros y crear un paso rebajado en una zona de conexión de la bajada de San Isidro con la rotonda de Juan XXIII, que es bastante frecuentada. Como consecuencia se ha trasladado el alumbrado a la acera de enfrente para conseguir más espacio para los transeúntes. Otras pequeñas obras en este distrito están destinadas a la creación de una zona para la práctica de ejercicios de rehabilitación para los mayores en la zona deportiva de Vía Vieja de Lezama. Esta obra, por ejemplo, es fruto de la participación del auzokide en el distrito porque gracias a las reuniones se ha consensuado con los vecinos priorizar este proyecto.

OCHO FRENTES ABIERTOS En todos los distritos hay en estos momentos alguna obra menor en marcha que va a resolver una situación incómoda para sus vecinos. Así en el distrito 3 en Otxarkoaga/Txurdinaga se ha iniciado la construcción de una rampa de acceso a los portales 2 y 4 de Irumineta. Hasta ahora el único acceso que existía era mediante escaleras lo que suponía una barrera arquitectónica importante para muchos vecinos que sólo tenían acceso mediante escaleras. Se trata de eliminar las mismas y disponer de unas rampas para garantizar la accesibilidad a los residentes. Se trata de una obra muy demandada vecinalmente.

En Jesús Galíndez una de las demandas de los vecinos, la primera por la que ha empezado el Ayuntamiento tiene que ver con el alumbrado. Los vecinos habían solicitado un cambio por la inseguridad que les generaba la instalación actual. Además, en este distrito se ha comenzado a cubrir los juegos infantiles en el Parque Makaldi- Otxarkoaga. Se trata de un equipo de juegos muy modernos con una cubierta para garantizar el uso todo el año. La cubrición de los juegos infantiles es una de las demandas de padres más frecuentes en los distritos y, de hecho, el Ayuntamiento en la medida que estudia las condiciones va procediendo a su cubrición para facilitar de esta forma la convivencia vecinal.

En Begoña se ha empezado con la ampliación de aceras en Pablo Zamarripa dando respuesta así a una petición de los vecinos que ha sido avalada por FEEKOR. Las aceras se están ampliando en ambos lados desde su confluencia con Travesía de Mazustegi hasta Avenida Zumalakarregi. Sabas señala que no es de mucho importe, pero sí de resultado importante.

En Ibaiondo, los operarios ya están colocando estos días una zona de ejercicios de rehabilitación para los mayores en La Peña, en Ibaieder.

Mientras tanto, en Abando, los operarios municipales han realizado unas orejetas en las esquinas de las calles de Heros con Barrainkua, Cosme Etxebarrieta que garantizan la accesibilidad a la zona.

En el distrito 7 lo más destacable es las rampas de Filomena Baldezate en Rekalde para dar accesibilidad al portal nº 2 que hasta ahora estaba resuelto únicamente con escaleras. Además, se va a eliminar las escaleras de acceso a la pasarela A-8 por la que pasan a diario muchas madres con niños pequeños con sillitas, que acceden desde esta parte de Rekalde hasta el Colegio del Sagrado Corazón junto a Artazu-Bekoa, una pasarela sustituirá a las escaleras.

Finalmente en el distrito 8, Basurto/Zorrotza se construye la rotonda de Lezeaga que permite que acceda el autobús hasta esta parte del barrio que actualmente no subía y además permite dar comunicación a la parte baja del barrio de Masustegi. También se va a crear una rotonda de mejora de la accesibilidad en Lezeaga.

El Área de Obras y servicios ha empezado el año por estas obras a las que se sumarán otras de igual envergadura en lo que se refiere a presupuesto y, también de similar importancia en mejora de la calidad de vida ciudadana. Entre ellas, el alcalde destacó el embellecimiento de la calle Iparraguirre que a petición de vecinos y comerciantes quiere mejorar su aspecto en el tramo que va desde la plaza Moyua hasta el museo Guggenheim, una zona muy transitada por los turistas y eje comercial con Indautxu y el Casco Viejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *