PROBLEMAS DE FINACIACIÓN PARA LA LÍNEA 3 DEL METRO

EL CORREO

La Diputación pide que se revise el convenio para pagar la Línea 3

La diputada de Transportes, Itziar Garamendi, ha anunciado que el Gobiermo foral no ampliará su aportación a los trabajos de construcción de la Línea 3 de metro pese a que el PSE le ha instado a hacerlo por el incremento del presupuesto previsto, que ha pasado de 153 a 254 millones de euros por la "modificación y ampliación" de las obras durante los últimos 4 años.
El convenio firmado por el Gobierno vasco y la Diputación en 2008 contempla que las administraciones paguen al 50% el coste de la obra. En el pleno que las Juntas Generales celebran hoy en Gernika Garamendi ha garantizado que el Ejecutivo territorial abonará "lo convenido": 76,5 millones hasta ahora, incluidos los 6,4 de este año, pero ningún pago extra al menos hasta 2013. "El pacto acaba este ejercicio y si hay que hacer otro será concretando nuevas y exhaustivas condiciones", ha advertido la diputada de Transportes. "Si no aportan más el proyecto puede paralizarse, ha lamentado el apoderado socialista Tontxu Rodríguez.
La Línea 3 del Metro de Bilbao está actualmente en obras y estaba previsto que se inaugure a mediados de 2014. Arrancará en la estación de Etxebarri-Norte, en el municipio de Etxebarri, y llegará hasta la remodelada estación de Matiko, que hasta el año 2010 daba servicio a la Línea del Valle de Asúa de EuskoTren. El trayecto abarcará el barrio de San Antonio en Etxebarri.

DEIA

El Gobierno López admite que carece de dinero para concluir la línea 3 del metro

El proyecto de la línea 3 de metro entre Etxebarri y Matiko continúa en la cuerda floja. No solo no se conocen los pasos y fases que se han llevado a cabo en estos tres años sino que -a dos semanas para las elecciones- el Gobierno López toca por primer vez en cuatro años la puerta de su socio, la Diputación vizcaina, para solicitarle más dinero con el fin de acabar las obras. Ayer el juntero socialista y alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, reclamó a la institución foral en el pleno de las Juntas Generales de Gernika la ampliación de la partida acordada en el convenio firmado entre el Ejecutivo y el ente foral. Según Rodríguez el presupuesto ha pasado de 153 a 254 millones, es decir, un sobrecoste de 100 millones de euros sobre el montante previsto. La diputada de Obras Públicas y Transportes, Itziar Garamendi, contestó al juntero que existe un convenio firmado en diciembre de 2008 y que por parte de la Diputación se va a cumplir el mismo y va a aportar la cantidad establecida. En concreto, precisó que la partida prevista este año es de 6,5 millones, de acuerdo a los presupuestos. "Nosotros nos comprometimos a aportar la mitad de la obra de la línea 3 de metro y así estamos cumpliendo. En total, hemos aportado más de 76 millones de euros", concretó la responsable foral.

Lo cierto es que en su intervención Tontxu Rodríguez se limitó únicamente a pedir a la Diputación una ampliación de capital sin justificar las razones por las que las obras de la línea 3 de metro se han excedido en un 65% sobre el presupuesto inicial. Sin embargo, dejó claro que la aportación foral es imprescindible para seguir con un proyecto "fundamental". "Las obras realizadas han incrementado el coste y es necesario un aumento para seguir adelante con la misma. De no llevarse a cabo este incremento, señor Bilbao, estaría poniendo en riesgo la continuidad de estas obras y con ello podía llevar a su paralización", reconoció el juntero socialista dirigiéndose al diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao.

En este sentido, Itziar Garamendi señaló que el Gobierno vasco no puede tomar decisiones "unilateralmente" que puedan afectar al ente foral. "En cuatro años, la Diputación, socio al 50% de este proyecto, no ha tenido constancia de ningún cambio, ni modificación que se haya llevado a cabo y que haya encarecido este proyecto. El responsable de la obra es el Gobierno vasco, y por lo tanto, es quien tiene que hacerse cargo de ese sobrecoste que no está contemplado dentro del convenio firmado", concretó la diputada foral. Garamendi dejó claro que la Diputación defiende la construcción de la línea por su importancia y reconoció ser consciente de que en obras de esta envergadura "se producen imprevistos" que pueden implicar una modificación del presupuesto.

Espetó al representante del PSE que "si eso ha sido, así debían haberlo comunicado, convocar una reunión para llevar a cabo una modificación en el convenio, por que los convenios se pueden modificar, pero en cuatro años no hemos sabido nada", concretó. Concluyó diciendo que "ahora, nos piden más dinero sin justificar para qué", añadió.

En 2008, el Gobierno vasco y la Diputación de Bizkaia firmaron un convenio de colaboración para la construcción y financiación de la línea 3 del metro, un proyecto exento de la financiación que ambas instituciones aportan también al 50% al Consorcio de Transportes de Bizkaia para terminar las líneas 1 y 2 del suburbano. En concreto, suscribieron asumir por mitades y "de forma cautelar y estimativa" la financiación por un importe de 153,5 millones.

Añadidos al proyecto Esa cantidad ahora se ha quedado corta debido a los numerosos añadidos que el Gobierno socialista ha introducido sin dar explicaciones a la Diputación en los últimos casi cuatro años. Una de las principales razones por las que el coste de la obra se ha encarecido viene dado por el cambio en el sistema de gestión.

Inicialmente iba a ser Euskotren quien se encargase de la explotación del nuevo trazado, pero los socialistas decidieron cambiar esta premisa al no querer asumir en solitario la gestión y mantenimiento del servicio, ya que Euskotren es una sociedad exclusiva del Gobierno vasco. Por ello aprobaron que fuera Metro Bilbao la empresa que lo explotara, con el objetivo de involucrar a la Diputación, la cual financia al 50% la gestión de la sociedad del suburbano. La idea que barajaba el anterior Gobierno nacionalista de que fuera Euskotren la responsable de la línea 3 con los mismos servicios y frecuencia que el metro implicaba aprovechar las estación de Etxebarri además de dar una entrada directa al Casco Viejo a las líneas ferroviarias que llegan de Bermeo y Durango. Haciendo valer su mayoría en el CTB los socialistas consiguieron que Metro Bilbao fuera quien asumiese la gestión de la línea 3 y ello provocó una serie de cambios que han disparado el presupuesto. Por ejemplo, la construcción de unas cocheras nuevas que no eran necesarias antes al aprovechar las que mantiene Euskotren. También se modificó la estación de Etxebarri ya que con la diferenciación de compañías se han tenido que construir unos andenes para la actual línea de Euskotren, que sigue hasta Atxuri, y otros para la nueva línea 3.

Otro gasto añadido ha sido la construcción de una estación ampliada en Matiko, no contemplada en el convenio de 2008, debido a la iniciativa de Lakua de querer construir una línea 4 del suburbano desde Rekalde para conectarla con la línea 3 en este punto. Además, el Gobierno López planteó la implantación del sistema automatizado en la conducción de los trenes, lo que implicaba cambios en las obras de los túneles y estaciones para adaptar la infraestructura al nuevo sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *