Todos los partidos piden más radares y una mediana en Santo Domingo

Imagen 068 (Large).jpg
Más hormigón y radares para mejorar la seguridad en la carretera que atraviesa el alto de Santo Domingo. Las Juntas Generales aprobaron ayer por unanimidad una propuesta del PP que reclama a la Diputación que adopte medidas «urgentes» para frenar los accidentes en la zona y, sobre todo, las víctimas mortales -dos en lo que va de año-. El texto pactado, enmendado por el PNV, solicita al Departamento foral de Transportes que haga las gestiones necesarias para instalar dos nuevos cinemómetros y que extienda una mediana a toda la subida que los conductores realizan desde Derio.
Pese a que las estadísticas del Gobierno territorial señalan que Santo Domingo ocupa el puesto 41 en la clasificación de las carreteras vizcaínas en función de su siniestralidad, la vía arrastra un demoledor historial. Según los datos aportados por el Gobierno vasco y la Policía Municipal de Bilbao, suma más de 600 accidentes y diez muertos durante la última década. Aparcado el desdoblamiento total del tramo hasta que las condiciones económicas mejoren, y tras una sentencia judicial que condenó a la Diputación por no alertar sobre la peligrosidad de la zona, los grupos con representación en la Cámara vizcaína alcanzaron un significativo acuerdo. El primero en torno a la gestión de las carreteras del territorio en casi dos años.
En principio, la proposición no de norma -no vinculante- presentada por el PP solicitaba únicamente extender la mediana de hormigón a todo el recorrido entre Derio y Santo Domingo, la zona donde se registran la mayor parte de los accidentes. «Hay pivotes verdes separando los carriles que no son impedimento para un tramo en el que los coches acaban invadiendo el sentido contrario», lamentó el apoderado popular Jesús Isasi. La petición fue ampliada por el PNV, que, además de confirmar que la Diputación recogerá la aspiración, incorporó al requerimiento la instalación de nuevos radares.
Concretamente, los medidores de velocidad se ubicarían controlando los carriles de subida y bajada entre Derio y el alto y complementarían la labor disuasoria de los cinemómetros ubicados en la zona de Otxarkoaga. En todo caso, será el Gobierno vasco quien tendrá que estudiar si activa los dispositivos o no, aunque primero debe solicitárselo oficialmente el Ejecutivo territorial.
Velocidad inadecuada
«Es imposible no tener accidentes en una carretera, pero este sería un gran paso», advirtió la portavoz del grupo jeltzale, Nerea Ahedo, tras revelar varios datos sobre siniestralidad en la zona: el 64% de los accidentes ocurren en Santo Domingo «con buen tiempo y la carretera seca» y casi cuatro de cada diez porque los implicados transitan «a una velocidad inadecuada». La propuesta también fue secundada por el resto de grupos. «Serán medidas paliativas para un gran problema, sólo esperamos que no haya afán recaudatorio», advirtió Fernando Larrinaga, de Bildu. «El desdoblamiento es la solución definitiva, y si hubiera sido prioritaria se habría realizado hace años. Lo cierto es que donde hay hormigón ya no hay accidentes», precisó el representante del PSE Joaquín Colmenero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *