Instalan un centenar de ascensores en edificios de Viviendas Municipales

Viviendas Municipales es el casero de más de 9.000 bilbaínos. Posee un parque de cerca de 4.000 pisos, los más antiguos construidos en 1920, con importantes necesidades de conservación. Cada año se destinan ocho millones de euros a tareas de reparación y mantenimiento, según los datos aportados ayer por el presidente del organismo autónomo, Eduardo Maiz. Una de las obras con más impacto en la calidad de vida de los vecinos es la instalación de ascensores, que en los seis últimos años ha llegado a un centenar de comunidades.

En este periodo han empezado a funcionar 94 elevadores y se están colocando otros doce en edificios repartidos por toda la ciudad, especialmente en Santutxu, Deusto y Otxarkoaga. No siempre es fácil abrirles paso y algunos, como los de este último barrio, se han instalado en las fachadas por falta de espacio. «En algunos bloques estructuralmente es imposible y otras veces resulta muy complicado -explica el vicepresidente de la entidad, Juan Félix Madariaga-. En la plaza Moraza, por ejemplo, hubo que tirar toda la escalera».

La inversión total para mejorar la accesibilidad asciende a 7,3 millones de euros. Viviendas Municipales ha aportado 2,9, lo que corresponde a su cuota de participación, de un 40% de media, en las comunidades que han aprobado estas obras. Su parque residencial está repartido por siete de los ocho distritos de Bilbao -salvo el de Abando- con distintos grados de presencia del organismo autónomo. En 82 portales es propietario único y en 694 participa en la comunidad de propietarios, tras los procesos de venta de pisos a sus ocupantes.

El concejal de Acción Social y Vivienda, Eduardo Maiz, afirma que el presupuesto dedicado a conservación y mejoras «se mantiene bastante estable» año tras año. En el último ejercicio se han realizado 185 obras en pisos que quedan vacíos antes de una nueva adjudicación. Incluyen cambios de ventanas y mejoras en instalaciones eléctricas, aislamiento y acabados, con un coste medio de 15.552 euros. Además, se atendieron 2.115 incidencias y el precio es de 322 euros por reparación. A ello se unen las cuotas y derramas en las comunidades, que suman 4,6 millones.

 

Contratos en conjunto

Maiz incidió en la actividad económica que generan las obras encargadas por el organismo autónomo, que también «tienen consecuencias sociales». Se calcula que los ocho millones de inversión en mantenimiento dan empleo a unas 55 personas, y otras 60 trabajan en los proyectos que están en marcha para construir nuevos inmuebles.

Recientemente se han adjudicado dos contratos que supondrán un ahorro en las tareas más cotidianas, añadió el concejal. La puesta al día y conservación del parque de viviendas costará el próximo año 2,2 millones de euros. También se ha sacado a concurso el mantenimiento de 83 ascensores en edificios que los tienen desde su construcción. Hasta ahora había que encargárselo al fabricante de cada uno por la exclusividad de las piezas de recambio, pero al poder optar por un contrato conjunto el precio se ha reducido un 63%. La licitación salió por 181.561 euros y se ha adjudicado por 66.269.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *