A buenas horas mangas verdes

Bilbao, a 28 de enero de 2014. El Consejo de Dirección de Viviendas Municipales de Bilbao ha aprobado hoy el “Programa de fomento del arraigo de residentes en el barrio de Otxarkoaga” que pretende reducir el número de renuncias de viviendas en el barrio y dar respuesta a la demanda histórica de adjudicación a residentes, principalmente descendientes de los actuales, con un fuerte sentimiento de pertenencia con el barrio.
El programa recoge la discriminación positiva en los procesos de adjudicación a las personas demandantes con vínculos generacionales en el barrio, satisfaciendo de esta forma la demanda de aquellas personas que quieren vivir y desarrollar la mayoría de sus actividades en Otxarkoaga. Para llevar a cabo esta acción postiva se fija un cupo específico de adjudicación a menores de 35 años en régimen de alquiler y un cupo específico de adjudicación a residentes de más de 10 años de empadronamiento, mayores de 35 años, con inscripción como demandante de viviendas de más de 5 años.
Hasta aquí la noticia que saltaba a los medios la noticia hace unos días. Desde aquí lo que a mí me sugiere.
Y me sugiere que llega tarde. Aproximadamente treinta años tarde, mes arriba o mes abajo. En este tiempo los diferentes mandamases se han dedicado a destrozar lo que ellos llaman el tejido social. Los que aquí vivimos somos más claros y decimos que en este tiempo se han dedicado a meter en este barrio personas indeseables (porque no les deseaban en otros lugares de la Villa). Que ahora no lo van a abandonar.
 

Posiblemente esta situación pueda estar en los orígenes del barrio. Es igual. Nunca han  tenido voluntad de cambiarla.
La pregunta que surge es ¿por qué ahora? Mi respuesta: les sigue importando muy poco el barrio. Lo hacen para intentar ahorrar dinero al Ayuntamiento.
Ellos reconocen que las medidas “(…) pretende(n) reducir el número de renuncias de viviendas en el barrio (…)”. El problema, pues, no es que quieran renovar el tejido social (traducidlo vosotros) sino que quieren hacer caja con los jóvenes del barrio que se quieran quedar a vivir aquí. Tienen muchas viviendas vacías y las quieren vender.
Todo lo demás es pura filfa.
Y llegan al delirio cuando proponen una medida como la siguiente: “La tercera línea recogida en el programa aprobado hoy tiene como objetivo vincular vivienda y creación de empleo y consolidar el emprendizaje a través del comercio de proximidad. En este caso, la adjudicación de vivienda en alquiler será para aquellas personas emprendedoras que aporten una actividad lucrativa en el barrio de Otxarkoaga o para aquellos residentes demandantes que acrediten prestar servicios por cuenta ajena o propia durante los últimos cinco años.” Vamos, que si no se crea empleo en Otxarkoaga es porque los vecinos no queremos. No se nos ocurre montar ningún negocio y, claro, asín no hay manera. No saldremos nunca de la crisis.
Por cierto, me acabo de dar cuenta de que tengo derecho a solicitar una de esas viviendas.
Resumiendo: la idea sería buena si el fondo no fuese el que el Ayuntamiento plantea. Queremos que se renueve el tejido social, es decir, que los indeseables sean deseados también en otros lugares. Todo lo demás, como digo, pura filfa.
 
Repito, pues, ¡¡a buenas horas mangas verdes!!

?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *