“NO APRENDIMOS NADA”

Una investigación sobre los atentados del 11-S en N. York analizó las llamadas telefónicas efectuadas por las víctimas instantes antes de morir. Todas y cada una de ellas, hablaban de AMOR…
Y con ello, sin saberlo, nos dejaron a toda la humanidad un grandísimo mensaje que muchos no supieron entender.
Una gran lección de la que toda la clase política, debería tomar nota de una vez por todas…
Tres mil soldados americanos han muerto en IRAK a día de hoy. De los civiles se perdió la cuenta… (en 2006 las cifras alcanzaban ya los dieciséis mil muertos). Las cifras de fallecidos en el World Trade Center están muy lejos de estas…
Los datos son aplastantes. Zapatero, Aznar, Bush, Blair… sean cuales sean sus nombres y sus ideas políticas… Que ellos aprendan esa lección… Que ellos cambien el rumbo…
O que Dios nos proteja a todos.

Aquel día…
No aprendimos nada…
Hoy no somos ya mejores.
Y no aprendimos nada…
No fue aquello el principio de TODO
ni el fin de la NADA…
No supimos entonces oír a las almas…
Aquel día…
No aprendimos nada…
72
Cuando todos fuimos entrañas rotas…
Cuando el mundo entero fue una lágrima perdida…
Desconcierto…
Alma encogida…
Cuando todo el DOLOR no tuvo consuelo…
No aprendimos nada aquel día…
Cuando todo eran preguntas sin respuesta…
Cuando todo era un absurdo sinsentido…
Cuando todos rezamos la misma plegaria…
Cuando nadie éramos ya NADA…
Aquel día…
No aprendimos nada…
Devolvimos odio al odio…
Más locura a la locura…
Sinrazón al sinrazón…
Todos fuimos habitantes de una torre…
Todos saltamos de aquellas ventanas buscando la vida…
Todos nos hicimos más mayores…
Y crecimos de repente aquellos días…
Mas no aprendimos nada…
No supimos escuchar a tantas almas…
Ni al día siguiente…
Ni en el marzo de Madrid, ni aquel septiembre…
73
No aprendimos nada…
Cuando todo parecía surrealista…
No encontramos del escombro las clemencias escondidas…
No hubo reflexiones acertadas…
No supimos escuchar a tantas almas…
Libres ya de odios y maldades…
Libres de venganzas…
No aprendimos nada…
Cuando creí ciegamente que ALGO comenzaba…
Que aquel dolor desgarrador era un PRINCIPIO…
Mas no fue aquello el principio de TODO
ni el fin de la NADA…
Y yo crecí de golpe aquellos días…
Porque no aprendimos nada…
Porque no hubo reflexiones acertadas…
No supimos escuchar a tantas almas…
No fue aquello el principio de TODO
ni el fin de la NADA…
Agosto de 2005. 27 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *