¿QUÉ ES UN AUTOBÚS?

MINUTO DE SILENCIO

 
He de reconocerlo, ya no sé qué es un autobús. Llevo cuatro días bajando a Bilbao -así decimos en Otxarkoaga- y no me acuerdo cómo era un autobús por dentro, ni sus semáforos rojos, su traqueteo, sus vueltas y revueltas, sus altibajos, sus esperas en tiempos de lluvia. Entiendo que todavía hay zonas donde el autobús sigue siendo necesario, pero espero no acordarme de ello. Y no es que el tiempo y el espacio se hayan llenado de otra dimensión, es que, como me esperaba otra cosa, quizá de tanto esperar, lo que ha llegado me ha restablecido el aliento. Y espero que el barrio se regenere en este contexto, que aumenten los comercios, que se habite lo que hoy es inhabitable, que esa ola de túneles cercanos insufle un poco más de luz al barrio. Se necesita.
Pepe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *