Las dos caras de Bilbao: una ciudad limpia y segura, pero inquieta por el paro y el tráfico

Los vecinos de Bilbao sienten que viven en una ciudad limpia y segura, pero declaran su preocupación por el paro, el tráfico y los aparcamientos. Estas son algunas de las conclusiones más importantes de una encuesta encargada por el Ayuntamiento para repasar el estado de la capital cuando se cumple el ecuador del mandato. El informe, difundido hoy y elaborado por la firma Gizaker a partir de 1.000 entrevistas telefónicas, se hace eco de algunos de los problemas que han sacudido la actualidad. Tras el incendio de un edificio saldado con cuatro víctimas mortales en la zona de La Landa, los encuestados sitúan a tres barrios en la lista de sus reivindicaciones al entender que precisan de una actuación «prioritaria»: por este orden, Zorroza, San Francisco y Otxarkoaga. Los entrevistados siguen con atención los conflictos vecinales, encabezados por las noticias relacionadas por ‘Los Pichis’ en Ollerías.

Según este trabajo sociopolítico, los entrevistados aplauden el transporte público, pero se quejan del tráfico y los aparcamientos, dos cuestiones en plena discusión pública a raíz del debate abierto sobre el nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que recoge la posibilidad de aplicar severas restricciones al uso del vehículo privado y la ampliación de zonas libres de coches en favor del peatón y de la bici. Los encuestados se interesan además por los principales proyectos de desarrollo de la ciudad, entre los que citan la nueva estación de autobuses de Termibus, el soterramiento de las vías de Feve en Zorroza, la llegada soterrada del TAV a Abando y la isla de Zorrozaurre. Lo que no cambia es el orgullo que declaran quienes residen en la capital vizcaína.

El trabajo tiene una vertiente electoral. En línea con los resultados que la misma empresa realizó para EITB, sostiene que el PNV volvería a ganar las elecciones municipales en Bilbao si se celebrasen ahora. En esta ocasión, podría ganar un concejal –de 13 a 14–, a costa del PP, que perdería uno de sus cuatro escaños actuales, según el informe.

Cuando quedan dos años aún para las próximas elecciones municipales, el sondeo otorga a EH Bildu la segunda posición al mantener su intención de voto (14,2 %) y sus 4 ediles, los mismos que el PSE-EE, aunque el voto socialista subiría del 12,2 al 12,9 %.

El PP bajaría de 4 a 3 concejales y del 12,1 al 10,2 % del voto, los mismos 2 concejales que Udalberri (la coalición de Podemos y Ezker Anitza), que pasaría del 8,6 al 7,3 %; y Ganemos Goazen Bilbao, que bajaría del 6,6 al 6,0 % de voto.

Este último grupo, una lista que fue impulsada por miembros de Podemos sin el respaldo oficial del partido, destaca por tener un 40 % de votantes poco satisfechos de haberles apoyado y que declaran que no lo volverán a hacer. Aun así, mantendría su actual representación –2 concejales–.

El estudio otorga al alcalde, Juan Mari Aburto, una valoración de 6,8 puntos sobre 10, seguido de Aitziber Ibaibarriaga de EH Bildu (6,2), Alfonso Gil del PSE-EE (5,5), Carmen Muñoz de Udalberri (5,3), Luis Eguiluz del PP (4,7) y Samir Lahdou de Ganemos (4,6). La actuación realizada por el Ayuntamiento recibe una nota del 6,86, una puntuación similar a la que recibe el pacto de gobierno entre PNV y PSE-EE, que es del 6,55.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *