ES NAVIDAD

MINUTO DE SILENCIO

Es muy humano vivir tiempos especiales. Hace años que se habla de que los tiempos y los lugares sagrados ya no existen, pero volvemos a ellos una y otra vez. Y si ese aspecto histórico, en el que se mezcla un espacio y un tiempo sagrado, se especifica desde la ternura del nacimiento de un niño en el seno de una familia pobre que hace una llamada a la paz y a la esperanza… ya hay revolución. “No salgas de la cuna, niño/ que algún día te buscarán, / y por tu solidaridad con quienes sufren / te harán daño sin par. /Nunca lo rehuirás. Eso es amor”. Y aunque nos da miedo utilizar esas palabras ponemos símbolos en algunas casas, con un niño en una cuna, que personifica esa llamada a vivir de una manera diferente, como si aceptásemos racionalmente que otro mundo es posible.

Pepe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *