EL TERMOMETRO DE OTXARKOAGA

El sol de la semana para los que no callan

Esta semana el termómetro de la semana va a ir orientado hacia la violencia doméstica. El sol de esta semana será para aquellas personas que no callan ante el maltrato, que actúan, que son conscientes del sufrimiento ajeno. Porque no hace falta en muchas ocasiones ver los golpes para saber que hay maltrato. Porque en nuestro barrio existe de manera muy importante esta lacra. Porque todos, hombres y mujeres debemos de decir no a la intolerancia, al machismo, a la obcecación, a la falta de respeto al amor y a las personas. Porque a pesar de todo hay muchas personas que decimos NO a la esclavitud, la posesión de una mujer, no giramos la cabeza ante viles hechos que lo único que provocan es la degeneración de nuestra sociedad, sociedad que a veces prefiere no ver lo que tiene delante por no ser lo que debería de ser
A aquellos que no giran la cabeza ante el maltrato, el sol de la semana

La nube de la semana, para las instituciones del país

Nos bombardean con campañas y anuncios, carteles en los autobuses y en las marquesinas, anuncios de medidas y promesas vacías.
La obligación de cualquier institución que nos gobierna ya sea de una manera directa o indirecta, desde los ayuntamientos, pasando por las diputaciones, el gobierno vasco, el español o la policía, deben de tener altura de miras y pensar en qué es lo que necesitan tantas mujeres que sufren el yugo del silencio, la tiranía de la ignorancia, la obediencia ciega ante los desmanes de un pequeño dictador en los muros de cualquier hogar del país.
Son a las mujeres que sufren estos hechos a las que deben de servir y ayudar. No solo valen campañas y promesas, se necesitan hechos, por una simple razón. Hay vidas en juego. Cada vida es única, y si desaparece una vida jamás podrá ser sustituida por otra. Es por ello que debemos proteger lo más valioso que tenemos.
Se dice que la principal carencia de estas mujeres es la servidumbre por motivos económicos. Pues quizás deberíamos de hacer menos carreteras y más centros, ofrecer empleo al momento, piso para que estas mujeres puedan vivir sus vidas junto con sus hijos si es que los tienen de una manera libre y sin violencia. Quizás deberíamos de pensar en cuales deben de ser las auténticas prioridades, y creo que la vida es la mayor prioridad que cualquier gobernante del color o lugar que sea debe de tener.
Agilizar los juzgados e incrementar la coerción a aquellos que desprecian la vida y la libertad de otras personas. Y es aún peor cuando esa vida que desprecian es su supuesto amor, la compañera con la que vivir su vida y formar una familia.
Así la nube de la semana para todas y cada una de las instituciones que no terminan de hacer lo que deben para acabar con la lacra del maltrato doméstico

La lluvia de la semana, para los maltratadores

Una mujer no es nada sin un hombre. La mujer no puede trabajar, debe de estar en casa. Las mujeres solo valen para fregar. Las mujeres son más inteligetes que nosotros, por ello hay que mantenerlas a raya. ¿A dónde va esa con esa falda?. Esa de ahí es una guarra. Esa tiene hijos y sale de fiesta.
Muchos son los comentarios y las expresiones que sin darnos cuenta pueden legitimar el maltrato.
Son muchos los que basándose en su educación -hecho que por otra parte no significa nada, ya que cada uno toma sus decisiones y elige como ser o no ser- creen poseer a una mujer, como si fuera un coche, una camisa, un ordenador… Las personas no se poseen, se aman se cuidan, se protegen, se escuchan. Porque si eso no se lleva a cabo se puede llegar a una terrible conclusión que sintetizo en una simple frase, es mía.
Nadie posee a nadie. No hay mayor prueba de la cobardía que el maltrato a una mujer. Qué valiente eres, pegando, insultando a una mujer indefensa y sin posibilidades de decirte no.
Es fácil pagar las frustraciones del día a día y las borracheras con la persona más indefensa y cercana.
Es vergonzoso que hoy en día exista en nuestro barrio, ciudad, país esta gente. Ninguna cultura, religión u opinión legitima este tipo de hechos. Por ello ser gitano no da pié para maltratar a una mujer, por ser musulmán no puedes maltratar a una mujer, por ser alcohólico no puedes maltratar a una mujer.
Con el maltrato y quien lo ejerce, ya sea de una manera o de otra, solo vale una palabra, NO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *