EDUCANDO EN OTXAR

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Carlos Vegas dice:

    Es verdad que para cosechar, antes hay que sembrar, pero depende como se siembre así será la cosecha, me acuerdo por ejemplo de la parábola del sembrador o del refrán “el que siembra vientos recoge tempestades”.
    Nunca había oído lo de “sembrar en el desierto”, sin embargo he oído mucho lo de “predicar en el desierto”,  incluso en una copla popular recogida por Rodríguez Marín y citada en El porqué de los dichos de José María Iribarren:
    Quitarme de que te quiera
    es predicar en desierto,
    machacar en hierro frío
    y darle voces a un muerto.
    Estoy seguro, que en muchas ocasiones, los profesores y educadores se habrán sentido como si predicaran en el desierto, machacaran en hierro frío y dieran voces a un muerto.
     
    Fdo.- Carlos Vegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.