Otxarkoaga, más cerca de los deseos vecinales

DEIA

           El Ayuntamiento de Bilbao y los colectivos y vecinos de Otxarkoaga se pusieron hace cinco años manos a la obra para poder hacer realidad el barrio que figuraba entre sus sueños. Así nació Imagina Otxarkoaga, un plan comunitario que lucha y trabaja día a día desde hace un lustro para hacer de esta zona de la villa un lugar en el que haya una mejor convivencia y cuyas calles rebosen vida y dinamismo. Media década después, según indicó el Consistorio bilbaino, ya se ha conseguido el 75% de los objetivos fijados al comienzo del plan comunitario. Gran parte de este éxito es debido a la participación de las 44 asociaciones y colectivos que se asientan en el barrio y de 4.000 de sus vecinos, lo que supone que un 40% de los residentes.

"Este programa se pensó como una iniciativa de dinamización social y necesitaba la participación social para llevarlo a cabo. Pocas iniciativas han contado con tanto apoyo ciudadano como Imagina Otxarkoaga", admitió ayer Itziar Urtasun, edil de Turismo y Fiestas Ayuntamiento de Bilbao y directora del distrito 3. Esa unión de fuerzas entre el Consistorio, el tejido asociativo y los ciudadanos ha cristalizado a lo largo de este tiempo en diversas actividades y proyectos dirigidos a mejorar la calidad de vida, la convivencia, las infraestructuras y la proyección económica de Otxarkoaga.

"Hemos tenido un sólido compromiso tanto para programar como para ejecutar las actividades", remarcó Urtasun. De todos los ámbitos que se han trabajado en este programa, la convivencia es el que más ha evolucionado, ya que en este aspecto se ha logrado ya el 91,7% de los objetivos de la iniciativa. "En este tiempo, lo que más ha cambiado es la mentalidad de la gente. Ahora, la convivencia es mucho mejor entre los vecinos y, además, sienten que no están solos, que el Ayuntamiento les apoya", destacó Kerman Oliva, representante de la asociación Tendel. "Muchas de las actividades han estado enfocadas a que las personas de diferentes culturas de este barrio se respeten y compartan la vida de Otxarkoaga y sus recursos", destacó Urtasun. Porque otro de los objetivos es que los vecinos del barrio se queden durante su tiempo libre en Otxarkoaga. Para ello, durante este tiempo se han llevado a cabo actividades de todo tipo para que, sobre todo, los jóvenes no se marchen del barrio. "Queremos que el centro neurálgico de la vida social de los vecinos sea su propio barrio", aseguró Oliva. Todos estos trabajos también mejoran la calidad de vida de los ciudadanos. En este aspecto se han cumplido ya un 81,82% de los objetivos. Además, en materias como educación y seguridad se ha trabajado mucho, aunque según indicó Urtasun, los frutos de toda esta labor conjunta entre vecinos y Ayuntamiento "se verán a medio plazo".

LA ECONOMÍA, UN RETO La proyección económica del barrio es uno de los principales retos por acometer en Otxarkoaga. En este aspecto, pese a la incipiente crisis, Imagina Otxarkoaga ha cumplido el 63,64% de sus objetivos en este ámbito. "Para mí, el asunto más importante es la proyección económica. Daría mucha vida al barrio", explicó Urtasun. Y es que el comercio es una fuente de vida para las diferentes zonas de las ciudades.

El barrio también ha mejorado sus infraestructuras y ha completado un 64,29% del objetivo final. En este periodo ha inaugurado nuevos accesos y se han construido pisos solidarios por los que, a cambio, los estudiantes que habitan en estas viviendas ofrecen trabajos sociales a la comunidad. En este sentido, el Consistorio bilbaino está ultimando una nueva fórmula para reactivar los trabajos sociales. Varias áreas municipales están trabajando para que los jóvenes sancionados con multas por prácticas incívicas como el botellón y hacer pintadas en la calle, entre otros, salden sus penas realizando trabajos en colegios o ayudando a personas mayores de Otxarkoaga. "Es algo que estamos ultimando y que presentaremos en breve. Estamos mirando qué jóvenes tienen multas de este tipo para hacer un listado", precisó Urtasun.

En la salud del barrio tienen un gran peso específico los jóvenes y las personas mayores. Por ello, ambos colectivos han sido estudiados minuciosamente con el objetivo de satisfacer sus necesidades. De estos estudios se ha extraído que, por una parte, los mayores del lugar tienen unas redes sociales reducidas y que, por ello, se necesita reforzar la asistencia en el hogar de este colectivo al que pertenecen unas 2.000 personas en el barrio. También se ha estudiado a los jóvenes de entre 12 y 18 años. En base al estudio hecho entre 410 de las 585 personas de esta edad, se ha concluido que el absentismo escolar se cifra en un 20%, un porcentaje "menor del que se pensaba", aseguró Urtasun.

La apuesta por lograr un barrio ideal continúa. Por ello, seguirán con iniciativas como el teatro comunitario, el concurso de murales, los pisos solidarios o el censo de portales con problemas de convivencia. Con estas medidas, el barrio seguirá acercándose al Otxarkoaga que sus vecinos desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *